Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de A. Oriental o Región de Granada.

En el periodo ibérico aparece Bastetania, territorio cuyos límites coinciden aproximadamente con la actual Región de Granada. La capital más importante fue Basti, Baza, oppidum rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir la Región de Granada aproximadamente.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del Reino y Región de Granada. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides , tan celosos de su religión que destruyeron iglesias y otros edificios. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Seguidamente se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con la invasión de los almohades, imperio norte-africano, aún más integrista que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento del islam más estricto.

Este segundo imperio magrebí acabó tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

miércoles, 14 de febrero de 2018

EL FUERTE, castillo de Tímar

Se trata de un inmensa fortaleza con algunas dependencias aun visibles en su interior, hoy sin excavar y en muy mal estado, que pertenecía a Tímar, localidad de la provincia de Granada, pero hoy día se halla en el término municipal de Juviles, justo entre las dos localidades. No lo podemos confundir con el castillo de Juviles, situado cerca de esta otra localidad, aunque los estudiosos no se ponen de acuerdo si se trata de dos castillos o, por error de las fuentes, de uno sólo.


La inexpugnable cara norte del Fuerte al fondo.

El acceso se realiza por una vereda que recorre un espectacular paisaje con terrenos escarpados y restos de la antigua vegetación de encinas, pero más jóvenes.

Antigua alberca hoy abandonada con el Fuerte al fondo

Encinas



EL FUERTE EN LA ANTIGÜEDAD
Esta zona estuvo poblada desde periodos anteriores a los romanos, posiblemente desde los iberos. Con Roma llega una cultura más rica y con ella el cristianismo que se extiende a pesar de las persecuciones. Lo más destacable de este periodo es la posible existencia de una poderosa fortaleza  conocido como "El Fuerte" que domina con sus vistas desde la sierra de Gádor en Almería, hasta el conjunto de sierras de Tejeda, La Almijara y Alhama, entre Granada y Málaga.



INVASIÓN MUSULMANA
La antigua fortaleza se reforma y refuerza con murallas y torres poderosas
Tras la invasión se tolera a los cristianos, pero poco a poco aumenta la presión sobre ellos a pesar de estar en su propia tierra, gravan con impuestos a quienes no siguen el Islam y prohíben progresivamente prácticas y signos externos cristianos. Esto generó sublevaciones que buscaban libertad y trato digno. En 913, Abderramán III que decidió terminar con esto mediante la guerra, después de arrasar los cultivos, talar los árboles y destruir todos los recursos, sitia el castillo, que se defiende muy bien, porque queda fuera del radio de tiro de las catapultas. Entonces el emir de Córdoba hizo construir una plataforma donde instaló un gran almajaneque que bombardeaba sin cesar con sus proyectiles de piedra. Les cortan el agua y al cabo de quince días los convertidos al Islam consiguen salvar sus vidas a cambio de entregar a los jefes cristianos y aliados de Omar Ibn Hafsún, unas 55 personas fueron decapitadas. La fortaleza fue destruida en gran parte para asegurar la sumisión del pueblo.


Extensión aproximada de la rebelión de Omar ibn Hafsún en torno al 912, antes de las campañas de Abderramán contra él y sus hijos, que concluyeron con el aplastamiento de la larga sublevación contra la autoridad cordobesa en el 928.
De Rowanwindwhistler - Trabajo propioProjection: EPSG 4326Rivers, Coast, Sea, land...: Natural Earth, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=65076551

DESCRIPCIÓN DE LA FORTALEZA 'Hisn Xubalejo'
Del gran complejo se conservan pocos restos visibles, por las destrucciones del pasado y por el uso agrícola del terreno.

La parte sur, menos abrupta, está rodeada por una larga muralla inacabada de unos 500 metros conservados; su espesor oscila entre 1 y 2 metros y la altura aproximada de 2. En ella quedan restos de siete torreones y una posible puerta por el lado sur. El material de construcción suele ser mampostería (piedras irregulares) unida con dura argamasa (mezcla de arena, cal viva triturada y agua) o con tierra. En algunos lugares se conserva parte del enlucido de argamasa. Las poderosas torres, de más de seis metros de altura, tienen una base de mampostería sobre la cual se levanta un cuerpo de tapial de argamasa con agujeros visibles para los mechinales, estos huecos, de pequeño tamaño, pueden sugerir una reconstrucción posterior, pues los primitivos solían ser de mayor diámetro, como ocurre en las murallas de Granada capital.  Las zonas abruptas del norte de la fortaleza, casi inaccesibles, no necesitaban muralla, o todo lo más un pequeño parapeto.





Agujero rectangular que parece ser de un delgado mechinal , tal vez de una reconstrucción del Reino de Granada nazarí, los primitivos eran de mayor tamaño.


De las puertas de acceso, la principal al noreste, se conservan orificios en el suelo (quicialeras) que sirvieron para fijar el gran perno que permite a las puertas girar cuando no se usaban bisagras. La pieza del mismo tipo que se colocaba encima de la puerta se llamaba gorronera, pero no se ha conservado ninguna por los alrededores.

En la parte superior se conservan los restos de una muralla interior, tal vez del alcázar de la fortaleza.

En su interior existen dos aljibes de muros de argamasa bastante completos, uno en la zona oeste, sin cubierta hoy día, y otro junto a la puerta norte, con restos de la bóveda de medio cañón que lo cubría construida con lajas de piedra como dovelas. Mas la posibilidad de otro tercero en unos restos de poderosos muros de argamasa.

Uno de los aljibes, la foto lo hace parecer más pequeño de lo que es.

Dovelas de la bóveda de medio cañón que lo cubre.

Restos de otro posible aljibe.

En la vivienda en que se ubica el tercer aljibe se conserva parte de lo que podría ser un baño árabe (de tradición romana como era habitual).

Además de restos de viviendas se conservan parte de dos pequeños hornos.

RESTOS DE CERÁMICA Y METAL
A pesar del expolio realizado por indeseables, en ciertos lugares se encuentran minúsculos restos de cerámica y algún minúsculo trozo de metal, parte de una flecha o bala.


Los primeros textos de las que hay constancia escrita sobre los pueblos de Tímar y Lobras datan del siglo XII

NOTA FINAL Y ENLACES A ESTUDIOS MÁS PROFUNDOS
Para terminar habría que mencionar este párrafo del libro de Jean-Christian Spahni, gran conocedor de estas tierras, quien en su página 48 distingue claramente entre el castillo de Juviles y 'El Fuerte' de Tímar, en clara aposición a quienes afirman tratarse de la misma construcción:
"Más arriba de Juviles, se ven todavía los restos de la fortaleza y del castillo edificados por los moros. Lo mismo ocurre en Tímar, que muestra las ruinas de dos aljibes y de fortificaciones."
Se puede ampliar la información sobre 'El Fuerte' en este enlace:

viernes, 9 de febrero de 2018

MEZQUITA DE LA IGLESIA DE LA MAGDALENA, JAÉN

Exterior con el alminar en primer plano.
La mezquita fue construida en el siglo VIII por Abderramán II sobre un templo anterior. Su sala de oración constaba de tres naves orientadas de norte a sur, separadas por débiles pilares de pobre argamasa de ripio, que además no tenían cimientos. Sobre los pilares, unas arquerías soportaban unos techos bastante bajos. La sala que vemos hoy se encuentra muy transformada por las reformas y refuerzos necesarios para transformarla en iglesia. 

Aquí se observan los dos ejes distintos, el de la iglesia  y el de la mezquita, así como los restos del patio.

Pilares reforzados en época cristiana para evitar el hundimiento.

Bajo el suelo se encontraron restos de bellos alicatados de la mezquita, rescatados y colocados en el altar cristiano como muestra de valoración y respeto por la cultura musulmana.



El patio que antecede a la sala de oración se ha conservado gracias a haberse usado como lavadero, aunque estaba muy desfigurado. En la restauración, en la cara norte, aparecieron los arcos originales de herradura enjarjada que se apoyaban sobre pilares. Pero la arquería del lado este es una construcción cristiana, posiblemente del s. XVI.

Pórticos musulmanes del patio.

Estanque de las abluciones con los pretiles redondeados para convertirlo en lavadero, función que desempeñó hasta la guerra civil y gracias a la cual sobrevivió.
Al fondo el pórtico este, obra del siglo XVI probablemente.

Pilares y arcos originales del lado norte, con las restauraciones de hace unas décadas diferenciadas para evitar confusiones.

Detalle de los arcos, en ellos se ven los ladrillos enjarjados y las restauraciones añadidas.

Vista de la entrada de la sala de oración desde uno de los arcos originales del patio.

El alminar también se conservaba, pero su cara norte había sido sustituida por un pobre muro muy heterogéneo, cosa que obligó a reconstruirla. En la cara oeste se añadió el arco que había perdido la ventana. La puerta de acceso al alminar desde el patio, conservaba el arco con alfiz, pero hubo que reconstruir el resto. Y por último en el interior se conserva el machón central que sirve de apoyo a la escalera.

La fachada norte del alminar (la que se ve en sombra) fue casi completamente reconstruida en la restauración, al haber sido sustituida en el pasado por un pobre muro.
La ventana de nuestra derecha tiene reconstruido el arco con alfiz.

En el patio se muestra una interesante colección de restos romanos hallados en el lugar:

Lápida sepulcral del siglo I d.C. de Cosana Fidentina, hija de Cayo.
Reutilizada por los musulmanes también para sepultura.

Altar votivo romano.

Altar funerario romano dedicado a los dioses manes.

domingo, 3 de diciembre de 2017

ARCHIDONA NAZARÍ, mezquita santuario de la Virgen de Gracia

HISTORIA
Ciudad fundada por los fenicios con el nombre de Escua u Oscua. En tiempos de Roma fue denominada "Arx Dómina" se desarrolló grandemente fortificándose con murallas que fueron destruidas en las invasiones bárbaras. 


Los visigodos habitaron el lugar, de ellos se consevan restos como capiteles, fustes, vasijas...


Tras la invasión musulmana le cambaron el nombre a Medina Arxiduna y fue capital de la Cora de Rayya, que correspondía a la mayor parte de la actual provincia de Málaga. En ella se proclamó emir Abderramán I en el 756, dando comienzo al emirato independiente de Córdoba. Fue conquistada por Omar ibn Hafsún en la lucha motivada por el descontento ante la discriminación sufrida por muladíes, cristianos y algunos bereberes, siendo después conquistada por Abderramán III en el año 907. 


Ya en el siglo XI, al caer el califato, Archidona sufrió graves daños debido a los disturbios. En este periodo quedaría integrada primero en la taifa de Málaga y luego ambas en el Reino de Granada zirí.

En 1238 se integró el Reino de Granada nazarí, experimentando un nuevo crecimiento económico y social gracias entre otros, a la producción y comercio de la seda granadina, famosa en Europa y Norte de África. Tras la reconquista de la vecina Antequera en 1410, su población crece sensiblemente al trasladarse muchos de sus habitantes a Archidona. La plaza es reconquistada por Pedro Girón en 1462, pasando a ser centro desde donde parten las operaciones para la conquista del Reino de Granada.



En el siglo XVI comienza a despoblarse la villa vieja y se crea la nueva población, abajo en la llanura, con el mayor crecimiento y riqueza de su historia.


Localización de la vieja Archidona en un elevado monte en el borde de una hoya fortificada por murallas y montes.



DESCRIPCIÓN DE LA ARCHIDONA NAZARI
Archidona estaba situada por encima del núcleo actual, sobre una elevada colina, el Cerro de la Virgen de Gracia.
5 - Puerta del Sol.
6 - Puerta de la Ciudad.
7 - Restos de casa nazarí.
4 - Mezquita santuario de la Virgen de Gracia.
2 - Alcazaba con aljibe.
Las murallas
Estaba rodeada por un cinturón de murallas que había reconstruido Alhamar, en ellas se elevaban fuertes torres cilíndricas principalmente y otras cúbicas para las poderosas puertas. La zona norte por lo abrupto del terreno no necesitaba defensa ya que un precipicio impedía cualquier ataque.



Muralla primitiva delgada y débil a nuestra derecha,
refuerzo posterior a nuestra izquierda.

Se conserva restaurada en parte la Puerta del Sol, abierta hacia levante, con acceso en recodo y un segundo piso, está construida con mampostería reforzada en sus ángulos con ladrillo. 


Puerta del Sol con arco de herradura apuntada
resguardado por un alfiz rectangular. 

Bóveda esquifada de la Puerta del Sol.
Con restos originales y buena parte restaurada.

Se conserva también parte de la puerta llamada de la Ciudad, de características similares. 


La ladera norte no presenta murallas, pues el relieve vertical la hace inexpugnable.

La población
Tras las murallas se desarrollaba una red de estrechas y retorcidas calles a las que se abrían las puertas de pequeñas casas sin ventanas al exterior.

La sencilla mezquita (anterior a los nazaríes granadinos) tiene cinco naves paralelas unidas por arcos de leve herradura inscritos en un rectángulo denominado alfiz, que apoyan sobre gruesos fustes sacados de otros edificios romanos y visigodos. Los capiteles troncopiramidales son muy sencillos. El templo musulmán fue respetado por los cristianos y convertido en santuario de la Virgen de Gracia. En el siglo XVI se redecoraron dos naves y se añadieron dos nuevas, tanto su decoración como los retablos e imágenes suelen seguir los cánones de la Escuela Granadina. En el exterior se remodela el alminar y se añade un patio porticado en tres de sus lados con arcos de medio punto.



Los números de los círculos azules serían:
1, 2 y 3 naves originales de la mezquita.
4 y 5 naves con remodelaciones.
La parte gis de nuestra derecha en un añadido posterior.


Columnas visigodas extraídas de antiguos edificios.



Bellas yeserías herederas de la
 Escuela Granadina de Yeseros y Escayolistas


Retablos de la Escuela Granadina.





Se conservan restos sin excavar de calles y casas, aunque una casa sí ha sido excavada y abierta al publico.




La alcazaba
En lo más alto de la colina se elevan los restos muy deteriorados de la vieja alcazaba levanta sobre construcciones romanas, al exterior se alza otra línea de murallas con torreones macizos reforzados exteriormente con sillarejo (bloques de piedra irregulares y de tamaño más pequeño que los sillares) mientras que su interior consiste en una débil mampostería de piedras irregulares y tierra. 




La puerta de acceso en recodo se refuerza con ladrillo, de forma similar a las de la muralla de la población.



En su interior se encuentra el aljibe de ladrillo con enlucido rojizo impermeable, está dividido en tres naves paralelas unidas por dos unidos arcos de medio punto y cubiertas con bóveda de medio cañón. Las paredes se recubren de estuco amarillento. El agua la obtenía de la lluvia caída en terrazas y patios.






También aparecen restos de otras construcciones y algún pasillo subterráneo. Todo en muy mal estado.

Restos de un posible aljibe.


Unas pocas imágenes proceden de los museos de Archidona, donde amablemente permiten hacer fotos. Es un lugar que merece ser visitado por la amabilidad de sus gentes, por los museos, la guía, una mujer muy bien preparada... Y donde hay inmejorables lugares para comer.