Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de Andalucía Oriental o Región de Granada.

Pero fue en el periodo ibérico, con los bastetanos, cuando aparece la Bastetania, territorio cuyos límites coincidían de forma aproximada con la actual A Oriental. La capital más importante fue Basti, la actual Baza, oppidum ibérico totalmente rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada de la ciudad se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su famosa Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir A Oriental.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del reino de Granada o de Andalucía Oriental. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba decae y se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides (muy celosos de su religión pues destruyeron iglesias y otros edificios) que los hizo depender de este pueblo bereber. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Tras el periodo almorávide se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con otra invasión, la de los almohades, imperio norte-africano, aún más celoso de la ortodoxia islámica que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento de dicha pureza.

Este segundo imperio magrebí terminó su dominio de la península tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

jueves, 30 de agosto de 2012

PUERTA DEL ARRABAL Y PUERTA DE HIERRO

Situada al pie de la Torre de los Picos servía de acceso desde la Alhambra al vecino Generalife. Tiene un pasillo en recodo y la poderosa torre de los Picos  como elementos de defensa, a ello, en tiempos cristianos, se le añadió otro segundo recinto y la puerta de Hierro.


La puerta consta de un arco de herradura enjarjado que se encuentra incluido dentro de un alfiz o moldura rectangular.
 Tras el arco se abre el pasadizo en recodo, aunque hoy día parte de él se encuentre destruido.

Bóveda de medio cañón que cubre el primer tramo del pasadizo.


La misteriosa torre de los Picos protege y oculta la puerta.
Baluarte y caballerizas añadidas por los cristianos.


Exterior de las caballerizas.


Pasillos del baluarte cubiertos por bóvedas de medio cañón.


Saetera defensiva.

Puerta de hierro desde el interior. Sobre ella la poderosa muralla de la Alhambra, en el lugar que defiende la ciudad palatina o medina


Exterior de la Puerta de Hierro decorada con elementos góticos.


LA PUERTA DE LOS SIETE SUELOS, puerta llena de leyendas.

Durante la dominación musulmana era conocida como Bab al- Gudur, aunque en la actualidad se la conoce por Puerta de los Siete Suelos, tal vez por la leyenda de los siete sótanos que existen en el baluarte que la precede, un fabuloso tesoro estaría muy bien protegido en el oculto séptimo suelo... pero los arqueólogos no han podido llegar a esa profundidad...
La actual puerta fue edificada a mediados del siglo XIV, en época de Yusuf I, sobre otra más pequeña. Ante ella fue construido un baluarte para la artillería, independiente pero integrado en la puerta tras la reconquista. Comunica directamente con la Medina debiendo poseer, además de la función de entrada, un carácter ceremonial pues ante ella se desarrollaban justas y paradas militares. Para facilitar su defensa presenta, además del baluarte y las dos poderosas torres, posee una disposición en recodo del pasillo interior, elemento defensivo  que obliga a los posibles atacantes a realizar dos quiebros antes de acceder al interior de la Alhambra, en donde seguramente existieron nuevos elementos defensivos.
Durante la invasión francesa fue volada en parte por las tropas del General Sebastiani, las cuales habían colocado cargas en las demás torres de la Alhambra, aunque solo volaron algunas pues un cabo de inválidos arriesgando su vida arrancó las mechas de los explosivos.



La muralla sur desde el baluarte que protege la torre.



La puerta defendida por las dos macizas y poderosas torres.


Los sótanos del baluarte.






Vista a través de un hueco para la iluminación de otro nivel inferior.
¿Se llegará alguna vez al séptimo done según la leyenda se haya el fabuloso tesoro?



La portada estuvo ricamente ornamentada con mármoles labrados, pero la voladura de los franceses los destruyó siendo sustituidos por otros lisos con posterioridad.





Las jambas de la puerta se decoran con columnas granadinas del periodo nazarí.
Detalle del característico capitel cúbico de la columna.




Basa de la columna granadina.




Segundo arco, tras la puerta, con semicolumnas del mismo tipo pero elaboradas en  piedra tosca.

El interior se cubre con una bóveda esquifada.


Entrada en recodo con banco para la guardia. el suelo está empedrado con piedras gruesas.

La puerta desde el interior de la Alhambra. Los sillares son originales, el arco de ladrillo es reconstruido.



Interior de la Alhambra, lugar por donde pasaba el camino de ronda, al que se accedía al salir de la puerta de los Siete Suelos.

Vista completa de la torre desde el interior de la Alhambra.

miércoles, 8 de agosto de 2012

PUERTAS DE LA ALHAMBRA: LA PUERTA DE LAS ARMAS

 Está situada en la cara norte de la Alcazaba, en una torre, con el mismo nombre que avanza desde la muralla interior de la alcazaba, pasando por la intermedia hasta sobresalir de la exterior. Aunque su aspecto exterior es muy sobrio, es la puerta con la decoración interior más rica de la Alhambra. Su construcción se produjo bastante antes que la de la Justicia según lo demuestran los elementos decorativos que posee. El principal elemento de defensa es la gran pendiente que hay que superar para acceder a la puerta, no obstante se construyeron numerosos mecanismos defensivos para proteger la puerta y el acceso a la  ciudad palatina de la Alhambra.

Alcazaba de la Alhambra con la torre de las Armas sobresaliendo de la línea de la muralla.


Cuesta que sube a la Alhambra desde el barrio de la Almanzora, fácilmente defendida desde la terraza de la misma torre y desde el adarve de la muralla de la izquierda


Sencilla portada con arco de herradura apuntado con adornos de ladrillo en forma de lóbulos enmarcado por alfiz con adornos vidriados de color blanco negro y verde.


Sobre las impostas de piedra se abre el arco, cuyas albanegas estaban decoradas también con azulejos.
 La puerta está protegida por láminas metálicas.

Primera bóveda, de arista, justo encima de la puerta de entrada.


Tras la puerta el segundo arco, a continuación el canal del rastrillo, seguidamente el tercer arco y por último el cuarto que alberga el banco de los guardias, todos de herradura apuntada.


Canal del rastrillo, que se deslizaba por ella a modo de persiana y que cerraba como una segunda puerta la entrada.




Primera bóveda, un bello ejemplar de bóveda gallonada sobre trompas (los arquillos de los ángulos que transforman la planta cuadrada en circular) que no se debe confundir con una cúpula sobre pechinas.


En el centro de los gallones decorados con pinturas que semejan ladrillos cuelga una piña de mocárabes labrada en piedra.


Ángulo de la primera bóveda más los dos arcos que albergan los bancos de los guardianes.
Encima una trompa.




Segunda bóveda, esta vez esquifada, también decorada con pinturas que semejan ladrillos.


Otro arco para la guardia.
Todo muy necesitado de restauración.




Tercera bóveda, también sobre trompas.


Restos de pinturas de la bóveda y paredes, necesitadas de urgente reparación.


Última bóveda, en este caso vaída.
Tras la tercera bóveda el camino se bifurca en dos puertas para confundir al asaltante, una se dirige a la entrada de la Alcazaba y la otra a la puerta de la Tahona que da acceso a la plaza que antecede a las defensas de los palacios o alcázares reales.

vista de las dos puertas desde el el exterior de la que mira hacia poniente y que lleva hacia los alcázares.


Elegiremos primero la puerta de nuestra izquierda, la que nos lleva a los palacios reales y medina.

La puerta de acceso al camino de los alcázares accede a un paso de fácil defensa desde las murallas y torres que lo vigilan, muy difícil de transitar bajo una lluvia de flechas u otros objetos.


Vista de la puerta mencionada de fácil defensa desde todos sus frentes.


El paso comentado visto desde el otro extremo.
Vista de la triple línea de murallas que protegen este camino y la Alcazaba, haciendo el lugar prácticamente invencible.


Al final los asaltantes se encontraban con otra puerta, la de la tahona, hoy oculta en el interior de un cubo cristiano.


Aquí la puerta de la Tahona, tras la que se encuentra la plaza de acceso a los alcázares, también muy bien defendida.



Plaza de acceso a los alcázares. en tiempos nazaritas tuvo una serie de mecanismos de defensa hoy desaparecidos.




Ahora vamos a elegir la salida de nuestra derecha, más estrecha, la que nos llevaría hacia la Alcazaba, el centro neurálgico de la ciudad palatina de la Alhambra.

Primero nos encontraremos con un muro que nos desorienta y dos puertas, una a la derecha y otra a la izquierda.

Aspecto exterior de la puerta.

La puerta que encontramos a la izquierda es de unas caballerizas


A la izquierda el verdadero paso hacia la alcazaba con una serie de recodos para desorientar al asaltante y visitante.
Tras los primeros recodos el sinuoso pasillo termina en más recodos.



Por el pasillo encontraremos mazmorras, simples agujeros en el suelo donde los cautivos cristianos dormían en un ambiente de malos tratos y  trabajos forzados muriendo gran número de ellos en poco tiempo.


Ello bajo altas murallas y poderosas torres como la de la Vela, cosa que junto a los continuos recodos y a lo estrecho del pasillo hacen poco menos que imposible la conquista.



Más recodos si cabe y nuevas puertas nos cierran el paso...


Hasta que al fin llegamos a la auténtica y más antigua puerta de la Alcazaba también llena de mecanismos defensivos como recodos, guardias con bancos para su descanso...


Pero lo que encontraremos detrás es tema de otra entrada.



Desde los adarves y terrazas de las torres se puede controlar la ciudad y campos circundantes para prevenir posibles ataques, además de servir de puntos para la defensa activa.

Terrazas de la torre de las armas,


Desde ella se controla el camino de acceso a los alcázares y medina.




Y el laberíntico acceso a la Alcazaba, hoy derruido en gran parte




En este vídeo, de baja calidad, se puede ver el acceso a través de la puerta de las Armas paso a paso.