Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de Andalucía Oriental o Región de Granada.

Pero fue en el periodo ibérico, con los bastetanos, cuando aparece la Bastetania, territorio cuyos límites coincidían de forma aproximada con la actual A Oriental. La capital más importante fue Basti, la actual Baza, oppidum ibérico totalmente rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada de la ciudad se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su famosa Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir A Oriental.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del reino de Granada o de Andalucía Oriental. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba decae y se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides (muy celosos de su religión pues destruyeron iglesias y otros edificios) que los hizo depender de este pueblo bereber. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Tras el periodo almorávide se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con otra invasión, la de los almohades, imperio norte-africano, aún más celoso de la ortodoxia islámica que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento de dicha pureza.

Este segundo imperio magrebí terminó su dominio de la península tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

jueves, 18 de febrero de 2016

PALACIO DE COMÁREX, zona privada de la famila real.

El Palacio de Comárex, junto con el de los Leones, el de Mohamed III o el de Yusuf III, es uno de los principales palacios reales de la Alhambra. Este palacio, el oficial del rey, se estudiará parte por parte:

  • Portada del palacio privado.  
  • Patio de los Arrayanes.
  • Crujías laterales destinadas a las mujeres oficiales del rey.
  • Crujía orientada al norte, destinada al resto de mujeres y a los numerosos hijos.
  • Crujía orientada al sur, destinada a los aposentos del rey, mezquita y al trono.
Quedando pendiente para otro artículo los baños reales.


HISTORIA DEL PALACIO
Se levanta sobre otros más antiguos, como el del rey Ismaíl, el cual es demolido casi en su totalidad, conservándose sólo unos pocos restos en el Mexuar y otros en el contiguo Palacio de los Leones. Los musulmanes, hombres del desierto no estaban acostumbrados a una arquitectura permanente por ser nómadas, además según algunos estudiosos pensaban que sólo Dios es eterno mientras que las obras de los hombres no deben serlo.
La obra la inicia el rey Yusuf I y la continúa su hijo Mohamed V, pero ya más alejada del estricto academicismo islámico muy basado en la matemática y más abierta a la naturaleza e influencias occidentales, un nuevo estilo lleno de riqueza y movimiento.



PORTADA DE LA ZONA MÁS ÍNTIMA DEL PALACIO DE COMÁREX  

Obra de Muhammad V, ricamente decorada, cumple la función de deslumbrar a los visitantes para mostrar el poder y riquezas del monarca gobernante. Presenta diversos mecanismos defensivos, como pasillo en recodo con bancos para la guardia, diversas puertas interiores, y en el exterior una doble puerta que según elijamos es salida o entrada. En el friso del monumental alero se lee este poema: 



Mi posición es la de una corona y mi puerta una bifurcación;
el Occidente cree que en mí está el oriente.
Al-Gani bi-llah me ha encomendado franquear la entrada a la victoria que ya se anuncia.
Y yo espero su aparición,
al igual que los horizontes introducen el alba.
¡Embellézcale Dios sus obras como hermosos son su aspecto y su carácter!

La fachada está plagada de inscripciones y textos, se cuentan por muchas decenas, por ello sólo pondré alguno. Si alguien está interesado hay diversos libros que los traducen como los escritos por Emilio Lafuente y Alcántara o José Miguel Puerta Vilchez.

La bella portada del nucleo privado del Palacio de Comárex, hoy desprovista de color debido a las inclemencias del tiempo, presenta dos puertas, una sóla es la entrada, la de nuestra izquierda; la otra de nuestra derecha sirve para distraer al atacante, por esto, si nos fijamos bien, tiene torcido el mármol que se colocó derecho en la jamba ¿quién ha visto combarse una gruesa lámina de mármol? los habitantes del Reino de Granada, siempre llenos de ingenio y atraídos por lo misterioso y la leyenda, le dieron una explicación: "se ha retorcido por envidia de la que es la verdadera entrada"


El bello alero con los canecillos inclinados como es costumbre en el arte nazarí.


Detalle de los estucos o yeserías de la fachada con una ventanita, que como dije en anteriores ocasiones no tiene arco de herradura sino peraltado.
En su arco un texto religioso nos recibe del que solo pongo un fragmento:

Me refugio en Aláh,
huyendo de Satanás lapidado.
En el nombre de Aláh clemente y misericordioso.
La bendición de Aláh sea sobre nuestro señor y dueño Mahoma;
salud y paz.
No hay Dios sino vuestro Dios, el clemente, el misericordioso.
...


Uno de los zócalos de alicatado, el situado entre las dos puertas.


Enmarque de las puertas con alicatados de lacería que contienen el lema :  
Sólo Aláh es vencedor 
 También contienen el escudo nazarí del Reino de Granada pero en azul y amarillo


Las hojas de las puertas se decoran con remaches haciendo labor de lacería, mientras el dintel lo hace con bellas maderas labradas y policromadas.

ENTRADA EN RECODO DEL PALACIO

Como toda vivienda nazarí o granadina, nunca se realizaba una entrada que permitiese ver el interior desde el interior, eran habituales los recodos, y en este caso más complicados que en una casa normal. además se le añaden una serie de puetad defensivas interiores y unos bancos para la guardia real.

Techo del zaguán de entrada, antes de internarse en los recodos.
Con decoración cristiana en oro


Los recodos, falsas revueltas hacia la izquierda
 y bancos o poyos para la guardia protegen el paso. 
Como vemos faltan los zócalos de alicatados que un día lucieron estos pasillos.
La solería se colocó hace unos cinco años tal vez.


La decoración de estos pasillos es muy esmerada. En esta imagen, de abajo arriba, vemos una franja epigráfica cursiva con un texto que se repite, encima unos arquillos que alternamente contienen ataurique y epigrafía cúfica, sobre ellos una red de rombos con escudos nazaríes alternados; en la tercera franja se repite el incansable lema:  
Sólo Dios es vencedor
 y como coronación, una cornisa de mocárabes o estalactitas.


Los restauradores cristianos dejaron su sello en las pinturas y dorados que cubren los techos del pasaje en recodo


PATIO DE LOS ARRAYANES,

El palacio es obra de Yusuf I, aunque no debió verlo acabado, ya que la decoración del patio y la sala de la Barca datan del reinado de su hijo Muhammad V, según se lee en las inscripciones que lo decoran. Este es el motivo de que podamos encontrar dos estilos decorativos en estos ámbitos, el de tiempos de Yusuf III, más antiguo, y el de Muhammad V, más moderno.
Entramos por un ángulo, como es la norma en las viviendas nazaríes, así la vista en diagonal hace que las medidas parezcan mayores. El patio, de estilo nazarí, posee unas características propias que lo diferencian de otros, especialmente de los occidentales y de los romanos de los que procede, sólo tiene cenadores en sus extremos, los lados cortos, su eje sigue la orientación norte-sur, posee cuatro crujías:
  • La crujía norte con las salas principales, destinada a aposentos del rey o señor de la casa. Su cenador es más ancho. Las salas más espaciosas y ricas. la temperatura más suave, en invierno más cálida por estar el sol más bajo y penetrar en los salones y en verano más fresca por estar el sol más elevado y no penetrar en las estancias.
  • Las crujías laterales destinadas a las cuatro mujeres oficiales, con salitas decoradas.
  • La crujía sur, orientada al norte, destinada a las demás mujeres del rey y a los numerosos hijos de este. Posee un pórtico más estrecho y una rica sala hoy desaparecida.
En este palacio cada sala de la planta inferior, destinada al verano, se completa con otra en la superior, destinada a los fríos inviernos del interior del Reino de Granada.

El patio propiamente dicho se distribuye en torno a una alberca, en algunos otros casos a una fuente, pero normalmente baja para evitar sonidos excesivos. La alberca tiene varias funciones: refrescar el ambiente en el verano, ser un almacén de agua en caso de necesidad, embellecer el espacio y sonorizarlo con sus ligeros surtidores de los extremos, además de reflejar la luz solar hacia el interior de las salas dándoles unos bellos contrastes lumínicos. A los lados de la alberca se situaban los jardines, poblados de pequeñas plantas y árboles en estado casi de bonsái. Hoy día los jardines están sustituidos por unos pequeños setos de arrayanes o mirtos que son los que le dan nombre al palacio.
En el patio se intentaba representar el paraíso islámico, un lugar donde gocen todos los sentidos: la vista con las plantas y el agua, el oído con el leve murmullo del agua y los cantos de los pájaros, el olfato con las flores y plantas aromáticas, el tacto con la brisa y las flores aterciopeladas, y, por último, el gusto con las frutas de los árboles enanos.
El patio también es la única fuente de luz y ventilación de las estancias, con excepción de la del rey que tiene balcones al exterior, recordemos que la casa musulmana no presenta casi ventanas al exterior.

Vista de la crujía sur, orientada al norte, ante ella la alberca y los setos de arrayanes que sustituyen a los jardines primitivos.


Los reflejos de la alberca iluminando el interior de la Sala de la Barca.


CRUJÍAS LATERALES: HABITACIONES DE LAS CUATRO ESPOSAS LEGÍTIMAS 


Están formadas por dos salas cada una de las cuatro, la de verano en la planta baja y la de invierno en la alta.

En esta imagen vemos abajo la portada de la sala de verano y encima la ventana geminada de la de invierno.



Taca de la puerta, usada para colocar refrescos o flores.
Los textos de tipo religioso incitan a alabar a Aláh.



Interior de la sala de una mujer oficial. Al fondo la alcoba donde iría el lecho. Las paredes dispusieron de zócalos de alicatados. A los lados de la puerta de acceso se ven dos pequeñas alacenas decoradas con arquillos angrelados sobre columnas granadinas.


Interior de la sala de verano de otra de las cuatro mujeres oficiales. Al fondo, la alcoba donde iría el lecho, está separada por un bello arco peraltado y angrelado que conserva restos de la viva policromía que tuvo.


Los techos de las estancias para mujeres se cubren con sencillos alfarjes policromados.


Escalera de acceso a las habitaciones de invierno
 de cada una de las cuatro mujeres oficiales.
Cada escalera daba acceso a las habitaciones de dos esposas.


CENADOR ORIENTADO AL NORTE: HABITACIONES DEL RESTO DE ESPOSAS E HIJOS


Dispone de un cenador más estrecho que el orientado al sur, sobre él se levantan habitaciones y encima una galería con rica decoración y el siguiente texto entre otros muchos:
"La felicidad y la prosperidad son gracias del Sustentador de las criaturas"

La decoración del cenador se restauró en el siglo XIX, sustituyendo completamente ciertos elementos por otros iguales a los del cenador frontero.
Tras el cenador existía una sala desaparecida al construirse el palacio del emperador, una pérdida compensada con los esfuerzos que realizó para restaurar todo el complejo monumental. Carlos V era muy respetuoso con el arte nazarí y musulmán en general, se sabe que cuando permitió la construcción de la catedral de Córdoba en el interior de la mezquita y vio el gran edificio que levantaron, dijo: 

-"si yo llego a saber el tamaño de la nueva construcción, no habría permitido nunca esta transformación"




Los bellos arcos falsos de estuco estuvieron policromados con vivos colores.




Alacena del extremo del cenador decorada con un arco peraltado y gallonado.
 En ella se lee:

"La ayuda y la protección de Dios
 y una victoria espléndida
 para nuestro señor Abu ´Abd Allah, 
emir de los musulmanes"


Yeserías de las paredes y bóveda de mocárabes de la misma alacena.

Capitel cúbico granadino con restos de policromía. Procede por evolución del capitel compuesto romano, las hojas de acanto se han transformado en ataurique al que se le han añadido inscripciones en sus cuatro caras.


Columna de estilo granadino pero con capitel de mocárabes que ya nada tienen que ver con la columna clásica romana.


A los lados de la columna se ven alicatados añadidos en una antigua restauración cristiana.


Intradós del arco de acceso a la sala desaparecida.


Detalle del bello intradós.


Detalle del techo del cenador.


Restos decorativos de la sala desaparecida.
El pórtico sur tiene encima otras dos plantas que están cerradas habitualmente aquí pongo estas fotos comentadas de su interior.

Galería superior del pórtico sur.

En el ángulo de nuestra izquierda existe una pequeña puerta siempre cerrada,
es el acceso a las plantas superiores.
Una angosta escalera, como es habitual en los palacios musulmanes, nos permite el acceso.

Galería de la primera planta,
casi exenta de decoración si exceptuamos algún arco o ménsula.
Unas celosías cierran los ventanales.

La galería superior, nos asombra tanto por las vistas como por la decoración.

Detalle de las arquerías con su rica decoración de yeserías.

Los tallistas granadinos siempre fueron unos auténticos artistas de primera línea.
Ménsula y zapata.


Puerta de acceso a la sala principal, hoy desparecida.

Taca de la misma puerta.

Alicatados de la jamba de la puerta

Trabajo apeinazado de los alfarjes con restos de colorido

Alfarje de una de las alacenas de los extremos de la galería.

Vista del patio desde esta galería.

PÓRTICO ORIENTADO AL SUR: HABITACIONES DEL REY, MEZQUITA Y SALÓN DEL TRONO 

La crujía más rica del palacio, posee también el cenador más ancho, con siete arcos, siendo mayor el central. En los extremos existen alacenas muy elegantemente decoradas, y en el centro, un arco de mocárabes que recuerda a los del Palacio de los Leones, también obra de Muhammad V, que comunica con la Sala de la Barca. Sobre el zócalo existe un poema dedicado por Ibn Zamrak a Muhammad V para celebrar la conquista de Algeciras en 1.368:

"Bendito sea aquel que te ha encargado de sus servidores,
el que ha ensalzado por ti a los musulmanes y les ha colmado de abundantes bienes"


"¡De cuántos países infieles vinieron contra nosotros sus habitantes
y por la tarde te habías vuelto el árbitro de sus vidas!
Y les impusiste las cadenas de los esclavos

y les obligaste a que se presentaran muy de madrugada ante tu puerta 
construyendo alcázares para servirte"


"Has conquistado Algeciras con la fuerza de tu espada,
abriendo una puerta que se hallaba desconocida  a nuestra victoria"


"Y además de esto,
 has conquistado veinte países 
y has hecho que lo que se hallaba en ellos sirviese de botín para tu ejercito"


"Si fuese dado elegir al pueblo musulmán aquello que deseara,
no elegiría otra cosa que tu salud y el alargamiento de tu vida"

"Los resplandores de tu grandeza se reflejan en tu puerta,
que exala un perfume de júbilo y alegría"
...

La Sala de la Barca recibe el nombre de la palabra árabe baraca, cuyo significado es bendición, estampada en las paredes de la sala. En los extremos de la sala se sitúan dos alcobas, una de ellas destinada a dormitorio estival del rey, en ella se abre una puerta que comunica con un retrete. En un estrecho pasillo transversal, tras la Sala de la Barca, se encuentra una pequeña mezquita y el acceso a las habitaciones de invierno del rey. Por último se pasa al salón del trono, una gran sala espléndidamente decorada en tiempos de Yusuf III. La estancia recibe el nombre de Salón de Embajadores, es de planta cuadrada con tres alcobas en cada testero, un total de nueve, siendo la destinada al rey la central frontera. El salón se cubre con una esplendida armadura de madera labrada que representa los siete cielos coránicos. 


Pórtico orientado al sur,
 también con siete arcos falsos y peraltados, mayor el central.


Los tres arcos que flanquean el central son de rombos calados con decoraciones variadas.


Capitel de mocàrabes.


Capitel cúbico con ataurique.

Decoración del extremo del cenador
Alacena del cenador con arco peraltado y gallonado


Detalle del capitel de la alacena.


Vasar de la alacena que conserva el azul y el rojo


Alicatados del lateral de la misma alacena haciendo decoración cromática de rombos.

Distintos tipos de alicatados de la alacena y cenador


Bóveda de mocárabes de la alhacena


Se conserva principalmente el azul


Yeserías de la pared de la alacena conservando el azul.


Arranque de la bóveda de mocárabes de la alacena con sus textos decorativos.

Poemas de Ibn Zamrak en honor a Muhammad V por la toma de Algeciras.


Más poemas de Ibn Zamrak en honor a Muhammad V por la toma de Algeciras.


 Poemas de Ibn Zamrak en honor a Muhammad V por la toma de Algeciras.





Techo del cenador norte.


Portada de la Sala de la Barca, que sigue las líneas generales de los arcos de mocárabes  del Palacio de los Leones, obra también del periodo de Muhammad V.


Albanega del mismo arco con su fina decoración de ataurique.


Cara interior del mismo arco


Tacas de la portada de la Sala de la Barca, en ellos se lee este bello poema:

"Soy como una esposa con las vestiduras nupciales
dotada de hermosura y perfección"

"Mira este estanque de agua
y comprenderás la verdad de mis palabras"

"Contempla con atención mi corona,
la encontrarás semejante a la luna llena"

"Ibn Nasr es el sol de este orbe,
en esplendor y belleza.
Perpetuo sea su elevado puesto seguro en la hora del ocaso"
...
Las tacas se recubren interiormente de alicatados que son auténticos prodigios geométricos




Arranque del arco de entrada


Mocárabes del arco relacionados con los del Palacio de los Leones.


Celosías sobre la entrada


El techo semeja una barca invertida y ello indujo a algunos a pensar que el nombre de la sala procedía de este detalle. Al fondo la alcoba usada como dormitorio de verano del rey.


Las yeserías son muy ricas y variadas.


Pechina de mocárabes junto a la alcoba del rey. Observemos como la sala se cubre con bóveda mientras que las alcobas lo hacen siempre con un techo plano llamado alfarje.


Pechina de mocárabes junto a la alcoba del rey.





Alicatados de la Sala de la Barca y la alcoba del rey.

Entre la Sala de la Barca y el Salón de Embajadores hay un pequeño espacio que contiene una escalera que sube a las habitaciones de invierno en la puerta de la izquierda y una mezquita pequeña u oratorio a la derecha.

Dos arcos perforan los gruesos muros situados entre la Sala de la Barca y del salón del trono, el primero, muy sobrio, es una reconstrucción relativamente reciente, el segundo, muy recargado, es original, y entre ambos un estrecho pasillo donde se halla la entrada a la pequeña mezquita del rey.


Mezquita u oratorio del rey con el mihrab al fondo. Este ha sido imitado en la Alcazaba de Málaga, también construida por los reyes de Granada, su capital.


Frente a la mezquita del rey se abre una puertecilla que comunica con la escalera de acceso a las habitaciones de invierno del rey.


Las jambas del segundo arco, el que comunica con el salón del trono, está decorado con gran esplendor. Aquí vemos la taca de nuestra izquierda rodeada de bellos poemas.

En las jambas de este segundo arco se leen alabanzas y poemas como los que aquí transcribo de la taca derecha:

Loor a Dios único. 
Apartaré de Yusuf el daño de todo mal de ojo con cinco palabras.
-Di: 
Yo me refugio en el Señor de la Aurora.
El poder pertenece a Dios.

 Encima del anterior este otro:
 


Loor a Dios.
Deslumbro a los seres más hermosos con mis adornos y diadema,
y se me inclinan los luceros desde el zodiaco.

-El vaso de agua que hay en mí parece un devoto
que en la quibla del santuario ruega a Dios enternecido.

Aunque pase el tiempo
 permanecerán mis generosas acciones dando alivio al sediento y socorro al necesitado.
...



Y en la taca de la izquierda podemos leer uno más: 


 Sutilmente labraron los dedos de mi artífice mis labores,
tras haber  sido ordenadas las joyas de mi corona.

-Imito el trono de una esposa,
y aún lo aventajo,
pues aseguro la felicidad de los cónyuges.

-El que a mí se acerca sediento
 hallará agua pura y fresca, dulce y sin mezcla.

-Yo soy arco iris cuando aparece y el sol es mi señor Abul Hachach.

-No deje su morada de ser guardada tanto tiempo como casa de Dios
continúe siendo lugar de peregrinación.


En el arranque del arco, entre bellos textos cúficos que repiten el lema nazarí: Sólo Dios es vencedor existe esta otra inscripción:

Loor a Dios por los beneficios del Islam.
Gloria a nuestro señor Abul Hachach,
emir de los musulmanes. 



En el conjunto de la puerta hay más textos escritos, todas las salas están embellecidas  con múltiples alabanzas a Dios y poemas dedicados al rey o al palacio, por ello se dice sin temor a equivocarse que la Alhambra es el libro mejor encuadernado de la historia.

Las tacas del arco se decoran interiormente con un zócalo de alicatados y sobre él una cornisa de mocárabes.

También el intradós del arco está decorado con bellas inscripciones cúficas y cursivas, mientras que encima de ellas se sitúa una trabajada bóveda de mocárabes.

Al atravesar esta última puerta entramos en la Torre de Comárex, que recibe este nombre debido a las vidrieras que poseían sus balcones. La torre es una de las de mayor volumen de la Alhambra mostrando un exterior muy sobrio que contrasta con la riqueza interior del salón del trono o Salón de Embajadores.



Torre de Comárex, contenedora del salón del trono entre poderosísimos muros de casi tres metros de espesor.

El Salón de Embajadores de 11,30 m de lado y 18,20 de altura está ligado a numerosos recuerdos históricos como la celebración del consejo donde se acordó entregar Granada a los Reyes Católicos, o la frase de Aixa, madre de Boabdil: -"Mira lo que entregas y acuérdate de que todos tus antepasados murieron reyes de Granada y que el reino musulmán acaba en ti", también aquí, dice la leyenda, que se llevó a cabo el pacto entre los Reyes Católicos y Colón para el viaje a América, con lo que Granada queda como el Reino donde se gestó el descubrimiento, y aquí se produjo el legendario ofrecimiento de la gran Isabel de empeñar sus joyas para ayudar a financiar la costosa expedición del insigne navegante.
Aquí se situaba el solio real, desde aquí se dirigía el fluir de la riqueza por la ciudad y todo el Reino, cosa que siguió haciéndose tras la toma desde otros lugares de la ciudad, pues continuó  manteniéndose el Reino de Granada, ahora integrado en la corona de Castilla.
El trono se situaba en uno de los tres camarines que se abren en cada uno de los espesos muros exteriores, en concreto en el central frontero a la entrada, el más ricamente decorado, los camarines tienen unos balcones que se cubrían con bellas vidrieras que filtraban la luz. cubren los camarines trabajados techos de lazo, planos los de los extremos y en artesa los centrales.
La estancia estuvo pavimentada de mármol según Gallego y Burín, pero en el siglo XVI se sustituyó por una solería de cerámica vidriada.


Tras la portada entramos en el impresionante Salón de Embajadores, con una decoración de un estilo anterior al de la Sala de la Barca por estar labrada en tiempos de Yusuf I.  El camarín central estaba destinado al trono del rey, en el alfiz de su arco se escribieron estos textos:

 Ayúdeme Dios apedreador del demonio.  
En el nombre de Dios que es misericordioso y tiene misericordia.
 Ser, Dios con nuestro Señor Mahoma y su generación, compañía y salvación.
 
Y di: Mi ayuda de la ira de Dios y de todo el demonio que permite rompimiento del infierno; 
y me libre de las adversidades que me vienen con desventura; 
y me libre del mal del envidioso cuando se dispone a envidiar. 
...


Ángulo de la sala con diversos tipos de decoración.


Red de rombos en cuyo interior se inscriben diversos textos escritos.

Otra variante de red de rombos.


Otro tipo más de red de rombos, ahora enmarcada con textos ondulantes.



Arco de uno de los camarines laterales.


Intradós del arco de otro camarín.

Las yeserías de la cámara del trono son las más ricas. En ellas se leen bellísimos poemas.


Otro camarín.


Otro tipo decorativo de otro de los camarines.


Los alicatados de los zócalos son bellísimos, un prodigio geométrico que aún se elabora en los talleres de artistas ceramistas granadinos, como en Fajalauza, o en la cercana localidad de Monachil...


El camarín del trono


Alicatados de los otros camarines centrales.


Techo del Salón de Embajadores con la esplendida cubierta que representa los siete cielos coránicos. En el centro, dentro de una bellísima cupulilla de mocárabes, se representa el octavo cielo, lugar donde se encuentra el trono de Dios. En las diagonales quedan representados los cuatro árboles de la vida.
Sobre esta gran cubierta de madera, obra maestra de la carpintería hispanomusulmana, se elevaba otra bóveda de ladrillo desmontada en le pasado.

Cubierta de la cámara del trono también muy bella e hija de la gran cúpula del salón.


Cubierta de un camarín  secundario, rica pero plana.


Antigua solería de la sala, aunque no es la original, pues era de mármol.
Habitaciones de invierno del rey. Por una angosta escalera se sube hasta ellas. Están desprovistas de decoración hoy día aunque las vistas son muy bellas. Desde este lugar se accede a la parte superior de la gran bóveda de madera labrada que cubre el Salón de Embajadores, lugar del trono del Reino de Granada, y por último a la terraza de la torre de Comárex desde donde las vistas son inmejorables.

Escalera de acceso


La sala del rey

Ventana de la sala invernal del rey.

Otras salas menores con diminutas puertas

Acceso a la parte superior de la gran bóveda del Salón de Embajadores.

Imagen superior de la bóveda. la foto no puede mostrar su grandiosidad.

Terraza superior de la Torre de Comárex


Palacio de los Leones, colindante con el de Comárex y en épocas pasadas completamente independiente.