Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de Andalucía Oriental o Región de Granada.

Pero fue en el periodo ibérico, con los bastetanos, cuando aparece la Bastetania, territorio cuyos límites coincidían de forma aproximada con la actual A Oriental. La capital más importante fue Basti, la actual Baza, oppidum ibérico totalmente rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada de la ciudad se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su famosa Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir A Oriental.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del reino de Granada o de Andalucía Oriental. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba decae y se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides (muy celosos de su religión pues destruyeron iglesias y otros edificios) que los hizo depender de este pueblo bereber. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Tras el periodo almorávide se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con otra invasión, la de los almohades, imperio norte-africano, aún más celoso de la ortodoxia islámica que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento de dicha pureza.

Este segundo imperio magrebí terminó su dominio de la península tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

miércoles, 29 de junio de 2016

CASA NAZARÍ DEL CALLEJÓN DE LA ALBERZANA

Se trata de un interesante edificio con todas las características de las casas del Reino Nazarí de Granada, pero en un estado lamentable. Consta de un patio al que se abren las estancias principales, este tipo de patios solía tener cenadores (como siempre se ha llamado en el habla granadina a los pórticos) sólo en sus dos extremos, por eso en sus lados más largos no los tiene. La crujía orientada al sur solía ser la más grande y rica para aprovechar el calor del sol en invierno y la fresca sombra en verano; en ella solían estar la habitaciones del hombre, las esposas y abundantes hijos se alojaban en otras secundarias.


El arco de entrada y posee una característica de la arquitectura granadina en su periodo nazarí,
 es un arco enjarjado, es decir,
 los ladrillos en forma de dovela sólo comienzan a tener la inclinación a partir de los riñones del arco,
 lugar donde se ejercen los mayores empujes de la curvatura.

Riñón del arco, lugar donde se ejercen grandes presiones laterales,
aquí se ve como se inicia la colocación de las dovelas radiales en un arco enjarjado.

En los ángulos de las naves o crujías de las casas de Granada (la región en general) del periodo nazarí
 se colocaban unas especies de tirantes en ángulo de 45º, llamadas cuadrales,
 para evitar que la esquina se abriese por el empuje de las armaduras del tejado.
 Los extremos de los cuadrales suelen aparecer en el alero rompiendo la monotonía de los canecillos,
 pues también forman un ángulo de 45 grados respecto a estos.

Detalle del extremo del cuadral,
entre dos canecillos.
Otra característica más de la arquitectura granadina desde el periodo nazarí
es el tejado en forma de pagoda granatense,
Véase la curvatura natural del tejado,
 realizada para evitar el deslizamiento de la nieve en zonas frías
 y para impedir que el viento arranque las tejas en lugares ventosos.

Patio del palacio nazarí, muy transformado y en mal estado, con muchos añadidos que ocultan las formas y decoraciones originales. Es posible que bajo el pavimento del patio se conserve la tradicional fuente y alberca granadina, como en otros palacios nazaríes.

Arcos peraltados del patio decorados con alfiz, su intradós angrelado se aprecia poco, sus albanegas podrían estar decoradas bajo los repellos modernos.
Detalle de la labor de angrelado, las ondulaciones de la parte interna del arco, intradós,
 que al exterior suelen mostrar una fina fina franja decorativa,
casi han desaparecido con las sucesivas capas de cal y enlucidos modernos.
Una buena restauración puede sacarlas a la luz
 a la vez que consolidarlas para evitar desprendimientos que las destruyen.

Una restauración de urgencia aún puede salvar este palacio, uno más de los importantes monumentos de la Región de Granada, refiriéndose a las cuatro provincias, en grave riesgo.

martes, 21 de junio de 2016

BAÑOS REALES, PALACIO DE COMÁREX

   El Palacio de Comárex, junto con el de los Leones, el de Mohamed II o el de Yusuf III, es uno de los palacios reales de la Alhambra. Este palacio, que es el oficial del rey, está formado por una serie de dependencias destinadas a residencia de la familia real, Salón del trono y baños.

   El artículo lo divido en dos partes por cuestión de tamaño, una sola sería muy larga. Esta segunda parte está dedicada a los baños reales.


HISTORIA DEL PALACIO
   Se levanta sobre otros más antiguos, como el del rey Ismaíl de Granada, el cual fue demolido casi en su totalidad, conservándose sólo unos pocos restos en el Mexuar y otros en el contiguo Palacio de los Leones. Los musulmanes, hombres del desierto no estaban acostumbrados a una arquitectura permanente por ser nómadas, además, según algunos estudiosos, pensaban que sólo Dios es eterno mientras que las obras de los hombres no deben serlo.La obra la inicia el rey Yusuf I de Granada y la continúa su hijo Mohamed V, pero ya más alejada del estricto academicismo islámico muy basado en la matemática y más abierta a la naturaleza e influencias occidentales, un nuevo estilo lleno de riqueza y movimiento.

LOS BAÑOS REALES
   Los musulmanes aprendieron de los romanos el arte de construir baños, pero, como dicen los investigadores Juan Castilla B. y Antonio Orihuela Uzal en su libro, -"estas instalaciones están adaptadas a las necesidades de su religión y costumbres", efectivamente, los baños musulmanes, aún siendo muy bellos, nunca alcanzan la grandeza y servicios ofertados por los romanos, aunque ambos comparten algunos elementos esenciales como la sala fría, la templada y la cálida, junto con una sala de reposo ricamente decorada y alguna dependencia secundaria; también heredan de Roma el sistema calefacción, el Hipocausto o galerías existentes bajo el suelo que calientan las principales salas gracias a una boca de horno o praefurnium.

 Algunas personas mantienen la errónea creencia, fruto del desconocimiento, de que sólo los musulmanes españoles usaban los baños, mientras que los cristianos eran sucios y descuidados en cuanto a su higiene, nada más alejado de la realidad, no hay más que visitar los bien conservados Baños del Almirante de Valencia, uno de los numerosos existentes en la España cristiana, hoy desaparecidos en su mayoría al igual que los musulmanes, para ello también se puede consultar el estudio realizado por especialistas en el tema:

   En el caso que nos ocupa, nos encontramos ante unos baños privados de reyes, por ello la decoración está tratada de forma exquisita. Han llegado a nosotros en buen estado en general gracias a las continuas restauraciones de que fueron objeto nada más pasar a manos cristianas, desde los Reyes Católicos hasta hace unos decenios, aunque en tiempos muy recientes se han visto muy necesitados de restauración

   En sus paredes aparecen textos muchas veces religiosos:

Anuncia a los creyentes 
que el socorro divino y una victoria próxima
 son para ellos.

El socorro y una victoria brillante
 sean para nuestro señor Abú Abdil-lah,
príncipe de los creyentes.


Antiguo plano de los baños reales de Comárex, donde se aprecian a nuestra izquierda la Sala de las Camas y en el centro y derecha las salas de baños.





Las cubiertas de las salas de baño siempre son bóvedas en lugar de techos de madera que se terminarían pudriendo con la humedad.
Bóvedas de las salas de los baños vistas desde el exterior.


LA SALA FRÍA O FRIGIDARIUM

    Es la primera sala a la que se accede desde la sala de reposo o Sala de las Camas.  Casi un lugar de paso, es la más reducida de las tres salas del baño y posee una pila de mármol con agua fría en una alcoba pequeña.


LA SALA TEMPLADA  O TEPIDARIUM

  La de mayores dimensiones, recuerda un patio nazarí, con dos cenadores en los extremos y un gran espacio central, todo ello cubierto de bóvedas esquifadas y decorado con bellos zócalos de alicatados granadinos... en las fotos se ve claramente la necesidad de restauración urgente que sufría hace muy poco.


Sala templada con pórticos en los extremos del eje norte-sur.


Bóveda esquifada que cubre la sala templada, calada por lumbreras estrelladas que, cerradas por cristales de colores, se podían abrir para eliminar el exceso de vapor.


Alicatados de la sala templada
 restaurados por los reyes cristianos
 en su afán por conservar la Alhambra.


Sala templada muy necesitada de restauración,
 obsérvense los puntales para evitar desprendimientos.
También penosa la conservación de los azulejos



LA SALA CALIENTE O CALDARIUM
   En ella es donde las humedades y filtraciones están causando los muy graves daños. Su planta es rectangular con dos alcobas que alojan pilas de agua caliente, una centrada en un extremo, la mayor, con una bella hornacina de mármol blanco, y otra en el lateral del otro extremo. Entre ambas se reconoce un arco tapiado que comunicaba con la caldera de cobre conservada hasta hace relativamente poco tiempo.

 En sus paredes se pueden leer poemas que engrandecen la construcción loándola:

Admiración cause a la edad moderna y a la pasada.
Este es un redil de leones
en una mansión deliciosa.



SALA DE LAS CAMAS Y GALERÍA DE LOS MÚSICOS CIEGOS

   Es la parte más rica de los baños, la zona de reposo, llena de leyendas y misterios como toda la ciudad de Granada, al ciudad de las siete colinas como Roma. Se articula en torno a un patio cubierto rodeado por cenadores (palabra usada en Granada para denominar a los pórticos, que hasta hace poco aparecía hasta en el diccionario de la Real Academia, pero que ha sido borrada como tantos otros elementos distintivos de nuestra tierra). Tiene dos cuerpos y una linterna que fue más alta en el pasado, en el primer cuerpo, en el eje norte-sur, como en los patios musulmanes granadinos, se abren dos camas para reposar, recubiertas de bellos alicatados. 
   El segundo cuerpo o "Galería de los Músicos Ciegos", por la leyenda de los músicos que interpretaban sensuales melodías para el rey y sus esposas que se solazaban abajo, consta de una galería o corredor con una sala con alcoba en uno de sus lados. Se cuenta que es el lugar desde donde el rey lanzaba una manzana a la mujer elegida de su harén para pasar la noche... las demás debían esperar a que el hombre se fijase en ellas, recordemos que la poligamia permite al varón poseer varias mujeres, pero a la mujer no permite más que un marido.
   Por encima de todo ello la linterna que ilumina el espacio central y abajo, en un bellísimo suelo de alicatados restaurados en los primeros tiempos cristianos, se eleva una fuente de mármol.

Sala de reposo o de las camas con su rica decoración, restaurada en diversas ocasiones desde el primer momento de la toma de Granada, gracias a ello luce estos magníficos colores.


Una de las camas que le dan nombre.


Fuente rodeada de bellos alicatados geométricos que centra el patio cubierto.


Ménsulas de los ángulos de los cenadores, están soportadas por columnas granadinas de capitel cúbico.


Columna del ángulo del cenador.



Planta superior donde, según la leyenda tocaban músicos ciegos y lugar desde donde el rey lanzaba una manzana a la mujer elegida de su harén para pasar la noche... las demás debían esperar a que el hombre se fijase en ellas, recordemos que la poligamia permite al varón poseer varias mujeres, pero a la mujer no permite más que un marido.


La planta superior no tiene columnas en sus extremos
 sino gruesos pilares con sección de L, 
para disimular su pesadez 
se decoran con estucos y ménsulas 
que los hacen más ligeros y airosos.


Parte interna de una de las ménsulas de la planta superior.


La decoración se cuidaba hasta el más mínimo detalle.


Bellas decoraciones de estucos con el color restaurado


Relieve y policromía de las vigas


Decoración de las paredes de lugares secundarios
 de la segunda planta.

Ventanitas con finas celosías de la linterna iluminan el interior de la especie de patio cubierto.

Cubierta de la parte central de la sala de las camas, armadura sobre una cornisa de mocárabes.


Sala secundaria de la segunda planta, al fondo una alcoba.


Albanega del arco de la alcoba
 con un texto en el interior de una estrella de ocho puntas.


Armadura de par y nudillo de  la sala secundaria.





Balcón que en el pasado daba al exterior desde esta sala.

jueves, 2 de junio de 2016

MADRAZA DE GRANADA


Situada sobre los restos de una almunia zirí, la Madraza de Granada (en árabe madrasa, مَدْرَسَة , y en plural madāris, مَدَارِس) también se conoce como Palacio de la Madraza. Este término se aplica en la cultura árabe a cualquier tipo de escuela, ya sea religiosa o secular, pero en España se refiere normalmente a una escuela religiosa islámica. Esta es la única de carácter público que existió en el Reino de Granada, ni en la anterior al-Ándalus (Portugal y España bajo el poder musulmán) existió otra similar. Los motivos de su construcción eran varios: convertir a Granada en un gran centro intelectual a nivel internacional, el adoctrinamiento de imanes, alfaquíes y personalidades del mundo cultural o nobleza, así como el deseo de aumentar el prestigio del rey. Las asignaturas principales impartidas, como dice el doctor Kamal Husayn con titulaciones de Oxford y otras universidades, eran derecho islámico, teología, recitación del Corán, filosofía, lengua y literatura, pero también se impartían otras secundarias como matemáticas, medicina o lógica.

Fue inaugurada en 1349 por el rey Yusuf I de Granada, en ella se enseñaba religión y otras asignaturas, pero nunca fue una universidad al estilo de las europeas. Entre sus profesores podemos nombrar a granadinos tan ilustres como Ibn al-Fajjar, Ibn Lubb, Ibn Marzuk, al-Maqqari, Ibn al-Jatib... La Madraza funcionó como escuela coránica hasta finales de 1499 o principios de 1500, siguiendo la política de tolerancia y respeto plasmados en las Capitulaciones que había venido desarrollando e impulsando el arzobispo de Granada Hernando de Talavera. Posteriormente el Cardenal Cisneros, por otro lado importantísimo político y potenciador de la cultura y la enseñanza, intentó forzar a los musulmanes a la conversión, pero esta nueva política llevó a la sublevación de los moriscos. A consecuencia de ello la Madraza fue cerrada y los libros islámicos de su biblioteca fueron quemados en la plaza Bib-Rambla. Seguidamente el edificio fue donado por Fernando el 
Católico para el Cabildo (Ayuntamiento), sufriendo después numerosas reformas y bellas redecoraciones. 

En los años 2006 y 2007 ha sido profundamente restaurado y se ha realizado también una excavación arqueológica del mismo.
Tras diversos usos como vivienda particular, almacén de telas o sede de diversas organizaciones, hoy es el Centro de Extensión Cultural de la Universidad de Granada. Además es sede de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora de las Angustias.


Entre los poemas que decoraban el monumento podía leerse: 

"Si en tu espíritu hace asiento el deseo del estudio 
y de huir de las sombras de la ignorancia, 
hallarás en ella el hermoso árbol del honor.
 Hace el estudio brillar como estrellas a los grandes, 

y a los que no lo son los eleva a igual lucimiento".


DESCRIPCIÓN DEL EDIFICIO
Su fachada tenía pocas aberturas al exterior, como era habitual en la arquitectura islámica, pero contaba con una bella portada centrada por un gran arco de herradura, que se decoraba a los lados con dos piezas de mármol blanco labrado, a modo de ventanas. 
El edificio, de dimensiones más pequeñas que las actuales, se centraba, como ocurría desde tiempos de Roma, en un patio con alberca aparecida en las recientes excavaciones arqueológicas. 
Tras la puerta se abría un zaguán que comunicaba con el patio centrado por una fuente con una pequeña alberca. En el lado oriental del patio se situaba el aula de enseñanza. En la pared frontera se abría la rica portada del oratorio o pequeña mezquita del siglo XIV.
La Madraza disponía de una planta superior donde se encontrarían las habitaciones de los alumnos.

Portada de la pequeña mezquita u oratorio.


Intradós del arco de la entrada.

Muro de la quibla, el que mira a la Meca y contiene el mihrab.





Textos coránicos recorren sus muros

Techo de mocárabes.

Las paredes conservan las yeserías con restos de pintura.


El mihrab decorado con gran lujo.




Las cubiertas de la sala





TRANSFORMACIONES DEL SIGLO XVI
El edificio se remodela y amplia para su nueva función de Ayuntamiento de la ciudad levantando amplios salones cubiertos de ricas techumbres.
En la planta superior, el salón de Caballeros XXIV, como muestra de integración de culturas, se cubre con una impresionante armadura mudéjar del siglo XVI decorada con pinturas platerescas, sala que sirvió como lugar de reuniones de los regidores de la ciudad tras la Reconquista.

Salón de Caballeros XXIV.
Armadura de par y nudillo con tirantes pareadas y completamente apeinazada.
Es de estilo Mudéjar decorada con pinturas platerescas.

Planta baja, uno de los bellos alfarjes mudéjares,
 conserva restos de pinturas de la época.


TRANSFORMACIONES BARROCAS

Entre los años 1722 y 1729, el edificio se remodeló en estilo barroco, ajustándose al gusto de la época. 
En la fachada se abrieron ventanas en el piso bajo y espléndidos balcones en el superior. El conjunto se decoró sillares pintados en tonos de gris, es decir, la técnica del trampantojo, sobre los que destacan en relieve escudos de la ciudad de Granada, del Reino de Granada y de España, junto a emblemas e iniciales de los Reyes Católicos. La portada nazarí fue desmontada y guardados sus restos respetuosamente, hoy se conservan en el Museo Arqueológico de Granada
En el interior también se observan interesantes muestras decorativas en relieve o al trampantojo, como cúpulas, molduras, hojarasca...


Balcón con la granada del Reino y Región de Granada.

Escudo de la ciudad de Granada.

Escudo de España con la Granada en la parte de abajo,
símbolo de uno de los cinco reinos o regiones históricas de España.
Granada
León
Castilla
Aragón
Navarra

Uno de los cenadores del patio.

Ángulo de los cenadores.

Restos de pinturas al trampantojo del patio.

Cúpula sobre pechinas de la escalera.


TRANSFORMACIONES DEL SIGLO XIX
Para festejar la visita de la reina Isabel II a Granada, en 1862, la fachada se vuelve a pintar, como muchas otras, con nueva decoración de falsos sillares, esta vez en rojo y dorado, más pequeños que los de la pintura anterior. Pero los pigmentos usados eran de mala calidad y pronto comenzaron a deteriorarse.



El 1999 el equipo del arquitecto Pedro Salmerón realizó la restauración de la Madraza, recuperando la decoración del siglo XVIII, que se encontraba en buenas condiciones bajo el deteriorado recubrimiento del XIX. Por tanto las pinturas que hoy vemos son las originales barrocas al trampantojo.